Lo que natura no da <>>

Los necios se mofan del pecado, pero entre los rectos hay buena voluntad. Proverbios 14:9

Fue mi viejo el que me dijo la frase por primera vez: “Lo que natura no da, etc, etc, etc”. Atiende, atiende, yo seré un pobre diablo, un donnadie en los pasillos alfombrados y en las tiendas de alta costura, pero tengo muy claro cuál es mi obligación en esta vida. Y lo supe desde muy joven. Si tengo que vivir de mis habilidades para el comercio, mejor me quedo sentado sin hacer nada, eso dije, hasta que por simple inercia termine en el suelo, como un bulto de arena, y luego me cuele entre las grietas de esta tierra seca. Pero sigues aquí, padre, conforme. Honesto.

Espero, eso sí, que sigas mi consejo. Yo seré un pobre ganapán, pero sé hacerlo; conozco mi oficio y lo hago bien. No puedes pretender ser un ganapán y un patán al mismo tiempo; así como el que pinta no puede hablar sin tartamudear. Esto es lo que somos los humanos, pedazos de cosas, de historias y de moralejas, de costumbres; pedazos de acciones rotas, separadas. Hay gente que ha sabido unir más de dos pedazos, y esos tienen vidas bastante difíciles, cómo no, pero nosotros, que no siempre somos ingratos, hemos sabido darles un lugar privilegiado en la historia.

Ahora, hijo, al grano. Ve al grano. Quieres ser artista, muy bien, adelante, pero esfuérzate por conocer tus dones, tus facultades; esfuérzate sobre todo por encontrar pronto eso en lo que eres verdaderamente malo. Descubre cómo y dónde apestas. Lo que no trajiste en la sangre, jamás será parte de ti. Pero el mundo no te está cerrando las puertas. ¿Humildad? Bueno, algo de eso. Honestidad, prefiero esa idea.

La buena voluntad de los que te rodean está determinada únicamente por los beneficios que éstos obtienen a cambio. ¿Por qué habrías de creerles? Puedes ponerme como ejemplo, usarme como tu primer experimento social. Te daré aliento, y entusiasmo sincero, sin otro interés que verte hecho un hombre real; puedo aplaudir y ser parte de la euforia, pero hijo, también seré tu crítico más atroz. Te lo aseguro.

Anuncios