Break (asistía a la Academia de Bellas Artes de una ciudad del Pacífico sur)

Llegué a casa con ansias de comerme una barra de chocolate. No quería nada más en el mundo. Antes de abrir la puerta me detuve y, como casi siempre, pensé en algunas de esas probable ssituaciones que podrían estar esperando por mí, solo para sorprenderme un poco. Era como el guiño que siempre esperas,  para decir que el día se salvó:

-Un animal fantástico (un texto de Kafka)

-Un maletín repleto de dólares (tiene tantos que puedes ver los billetes de 100 salirse por los intersticios de la tela)

-Una familia (como la de…)

-La mujer que perdí.

-Otra mujer que perdí.

-Mi compañero de casa, muerto.

-Inspiración, materializada en una suerte de visión espectral o propiciada por un golpe en la cabeza (algún objeto contundente aterriza sobre mí  luego de atravesar la puerta)

Anuncios